top of page
Buscar
  • Foto del escritorDr MaYu

EL PELIGRO DE LOS PESTICIDAS

En muchos países se comercializan, con la aquiescencia oficial, numerosos plaguicidas cuyo uso está prohibido o restringido en otros, sobre todo aquellos que pertenecen al área noroccidental. Todos estos productos químicos son importados principalmente de Estados Unidos y Alemania y se distribuyen en una cadena comercial cuyos eslabones se rigen por criterios no muy ortodoxos en cuanto a la ambigua y confusa legislación vigente, pues generalmente son pocas las empresas que realizan un control de calidad previo del producto, sobre todo la dosificación adaptada al trópico y otras más, escudándose en la creencia de que estos productos son buenos y no perjudiciales porque “son importados”. Por otro lado, entre los distribuidores se encuentra un limitado a nulo conocimiento completo sobre el producto, las precauciones a tener en el almacenaje y manejo; se cree que porque vienen envasados no hay peligro de contaminación. El aprovechamiento del analfabetismo entre los pequeños agricultores es otra de las razones por las cuales casi un 49% no utilizan ninguna protección y sólo el 10% usan botas, mascarilla y guantes. La mayoría usan un pañuelo y una bufanda como toda prevención.

El otro PAN nuestro de cada dia.....


    De más de medio millar de plaguicidas usados, diez o más han sido prohibidos en países “desarrollados” pues forman parte de la llamada DOCENA SUCIA, denominación otorgada por la Red de Acción Internacional contra los Pesticidas (PAN) que agrupa a más de cuatrocientas organizaciones de consumidores, ecologistas, campesinos, sindicalistas, de solidaridad, instituciones de investigación y agencias de desarrollo no gubernamental de más de cincuenta países y cuyo primer objetivo es propugnar un control de al menos los doce biocidas considerados altamente peligrosos para la salud humana, entre todos, ya que a corto, mediano o largo plazo todos son tóxicos de alguna manera, y se utilizan irresponsablemente por parte de las multinacionales agroquímicas en los denominados países del tercer mundo.

La “Docena Sucia”

1. TOXAFENO / CAMPHECLORO

2. CLORDANO / HEPTACLORO

3. DDT

Estos tres primeros plaguicidas organoclorados son altamente persistentes en el suelo. Igualmente,  producen acumulación en grasa del cuerpo y en la leche materna.

4. ALDRÍN + DIELDRÍN + ENDRÍN: daño neuronal, hepático y renal.

5. LINDANO / HCH: alergias e inmunosupresión.

6. PENTACLOROFENOL: cancerígeno, teratogénico (niños deformados).

7. DIBROMOCLOROPROPANO (DBCP): esterilidad en hombres.

8. ETILENDIBROMID (EDP): cancerígeno.

9. FUNDAL / CLORODIMEFORM: cancerígeno.

10. PARATHION / EGOS: un gramo de este insecticida basta para matar a un ser humano por parálisis del sistema nervioso.

11. PARAQUAT / GRAMOXONE: herbicida de gran acumulación en el suelo. Muertes por confusión con bebidas alcohólicas.

12.  2,4, 5 T: herbicida con residuos de Dioxinas, teratogénico, daño hepático, nervioso, cardiaco, urinario, respiratorio y pancreático.

Panorama mundial

     A continuación enumeramos los EFECTOS de cada uno de estos productos biocidas, pero lo que importa es saber que, según investigaciones realizadas en nuestro medio, toda la población lleva en sangre y tejido adiposo (grasa) el DDT, Lindano y Dieldrín. Incluso hasta en los animales en los Polos se reportan estos toxicos. Estas sustancias, además, no presentan especificidad para las plagas, no sólo matan las especies dañinas sino insectos útiles, peces, animales domésticos y silvestres. 

Efectos encontrados en animales de experimentación y que podrían presentarse en humanos por exposición continuada y frecuentes dosis relativamente pequeñas están:

1. Lesiones hepáticas. Producidas por insecticidas organoclorados (DDT, dieldrín, aldrín, lindano, toxafeno, heptacloro, clordano y otros).

8. Atrofia testicular. Ocasionada por un fungicida llamado tridemefor (calixin).

2. Lesiones renales. Causadas por insecticidas organoclorados y fungicidas fenilmercúricos.

9. Esterilidad masculina. Causada por exposición al nematicida diclorobromopropano (DCBP) o nemagón).

3. Neuropatías (lesiones inflamatorias y degenerativas de los nervios periféricos que afectan la función motora). Causadas por herbicidas como el 2,4 D y 2,4,5 T; por algunos insecticidas organoclorados como el DDT; por los piretroides a dosis altas y por algunos insecticidas organofosforados.

10. Cistitis hemorrágica. Causada por el acaricida clordimefor (galecrón o fundal). Fue prohibido en el país hasta hace poco.

4. Neurotoxicidad retardada (dolores musculares, calambres y  parálisis de extremidades). Producida por los insecticidas organofosforados.

11. Hiperglicemia (azúcar o glucosa elevada). Originada por los plaguicidas del grupo de los nitrofenoles (dinitrofenol, dinitrocresol, donocap y dinosep) y por el pentaclorofenol.

5. Fibrosis pulmonar irreversible. Producida por el herbicida paraquat (gramoxone) altamente tóxico con frecuentes casos mortales.

12. Teratogénesis (malformaciones congénitas o monstruosidades). Causadas por los fungicidas mercuriales orgánicos y por la impureza llamada Dioxina presente en el herbicida 2,4,5 T.

6. Disminución de las defensas orgánicas. Por la disminución de los linfocitos inmunológicamente competentes y baja de anticuerpos producida por exposición a los fungicidas trifenil-estánicos (duter y brestán).

13. Mutagénesis (daño o alteración del material genético de las células, es decir,  daño a nivel de cromosomas). Producida por la exposición al plaguicida dinitroortocresol (DNOC), a la trifuralina (treflán), al DDT y malatión.

7. Reacciones de hipersensibilidad (urticaria, alergia y asma). Ocasionadas por los insecticidas piretroides y los fungicidas ditiocarbamatos (zineb, maneb, mancozeb y otros).

14. Carcinogénesis (proliferación anormal de células que lleva a la formación de tumores malignos). Demostrada en el hombre después de la exposición al aminotriazol (amitrol) y a los compuestos arsenicales inorgánicos.

 Se ha comprobado el desarrollo de tumores malignos en animales de laboratorio por absorción prolongada de:

Insecticidas: DDT, alfa BHC y beta BHC, aldrín, dieldrín, clordano, heptacloro, canfecloro o toxafeno y mirex.Acaricidas: Clorobenxilato, 4 cloro-orto-toluidina, metabolito del clordimeform (galecrón o fundal).Fungicidas: Clorotalonil o daconil, quintozone, carbenzadín, derosal (bavistin), etilén tiourea, metabolito del zineb, maneb, nabam y mancozeb.Herbicidas: Aminotriazol o manitrol, profam productos de la reacción de la trifluoralina (nitrosaminas).

5.   Reguladores del crecimiento: Hidrazina maleica y daminozida (alar).

     El propósito de esta revisión ha sido suministrar un resumen actualizado de los posibles efectos a largo plazo que pueden ocasionar algunos plaguicidas de gran uso en el momento, de los cuales, aspiramos que prontamente desaparezcan del mercado mundial.

     En particular, lo que más nos debe interesar es fomentar estudios epidemiológicos sobre los efectos de estos compuestos, sobre su impacto en la salud y subrayar la necesidad de difundir medidas preventivas, así como el cumplimiento de las normas legales que garanticen un uso más racional de estas sustancias. Y desde luego, apoyar la cultura de lo orgánico, no tóxica, que se viene haciendo a través del mundo por parte de algunos agricultores o asociaciones de producción biológica.

Mientras tanto....Qué hacer?


CONSEJO MA-YU

1.   Desintoxicarse de estos potentes Biocidas tomando por 48 días, en ayunas y con poca agua 3 capsulas de Bio-Detox Complex (Hígado). Puede desayunar media hora después. Limpiar otros organos fundamentales: Pancreatic Balance (Páncreas), Kidney Support (Riñon), Bronco Support (Pulmones) y Colon Power (Digestión).

2.   Consumir Antioxidantes naturales como Gin-Long, Bio-Bee Complex y el Te Vital Ma-Yu.

3.   Regenerar tejidos con: Green Forte (Sangre),  Bio-Digest Plus y Enzyme Plus (Intestinos), Immune Plus (inmunidad), Amino Plus y Bio-Flavonoids (cardiovascular y colageno).

4.   Lavar los vegetales con la mezcla de su preferencia: a)   Mezclar en 10 litros de agua 1 cucharada sopera de hipoclorito de sodio (límpido, clorox o decol sin fragancias). Dejar en reposo media hora. De aquí sacar una porción para lavar los vegetales por unos 3-5 minutos. Luego enjuagar muy bien con agua corriente. b)   Usar para limpiar frutas y verduras una barra de jabón azul (del que se usa para lavar ropa blanca – pero que no tenga detergente) o jabón de coco. Usar la espuma. Igualmente, se deberá enjuagar muy bien. c)   Mezclar jugo de limón más vinagre y con esta mezcla lavar bien los vegetales. Enjuagar con agua corriente. También se encuentra en el mercado biológico disolventes alternativos.

d)         Usar el oxígeno activado Aerobic O7 o Plata Coloidal (Colloidal Silver).




Hashtag your posts


62 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page